¿Qué sucede durante el ciclo hidrológico?

El ciclo hidrológico es el proceso mediante el cual el agua se transforma en diferentes estados tales como gaseoso, líquido y sólido y recorre diferentes partes del planeta tierra, cambiando de temperatura y cumpliendo diferentes funciones.

Este ciclo comienza con la evaporación, prosigue con la condensación del agua nuevamente a su estado líquido y prosigue con la congelación de la misma que la convierte en sólidos de hielo y nieve.

¿Qué sucede durante el ciclo hidrológico?

Nubes y precipitaciones

Durante el primer estado en el que se transforma el agua, que es en un estado gaseoso llamado vapor de agua, el agua se eleva ya que contiene muy poca densidad. Al llegar a la atmósfera todo este vapor de agua se acumula, creando formaciones conocidas como nubes.

En las nubes se va creando paulatinamente la condensación del agua, proceso mediante el cual el agua vuelve a su temperatura natural y regresa a un estado líquido. En este estado el peso sobrecarga la nube y se produce la precipitación, momento en el que el agua vuelve a la tierra.

El agua para la flora

El agua en su estado líquido es la que sustenta la vida de las plantas que se encuentran en el planeta. Mediante las precipitaciones, el agua riega naturalmente las plantas y árboles, proveyéndoles del líquido vital para que les sea posible sobrevivir y reproducirse.

De igual manera, el agua se infiltra en los suelos llegando de esta forma hasta las raíces de la flora e incluso llega a condensarse en espacios subterráneos, creando corriente y ríos dentro de las rocas y en los espacios profundos de la tierra.

La vida en el ciclo del agua

Los seres vivos también forman una parte importante en lo que es el ciclo que atraviesa el agua. Mientras que los animales deben consumir el agua para subsistir, las plantas son capaces de crear agua, y son responsables de una parte del agua que se encuentra en el planeta tierra.

Entre sus procesos vitales se encuentra la sudoración. Este es un proceso con el cual las plantas son capaces de regular su propia temperatura, y es gracias a este proceso que la flora puede crear parte de la gran masa de agua que cubre la superficie del planeta.


Deja un comentario